Mike Haggar, el héroe olvidado

haggar-cfas
El bueno de Mike Haggar

Corrían los años 90 cuando CAPCOM -la gloriosa desarrolladora y distribuidora de videojuegos- lanzaba Final Fight, un beat ’em up (yo contra todo el barrio). Extraigo literalmente su sinopsis de Wikipedia:

Sus historias transcurren en la urbanización ficticia de Metro City cuyo alcalde, Mike Haggar, comienza a establecer nuevos métodos para combatir la delincuencia y la violencia que estaban dominando a la ciudad. Fue entonces cuando un misterioso cabecilla de la mafia decide secuestrar a Jessica Haggar, hija de Mike. Éste se ve obligado a tomarse la ley con sus propias manos. Con la ayuda de Cody Travers, el marido de Jessica, y Guy, un experto en artes marciales y amigo de Cody, los 3 se lanzan al rescate por las calles de Metro City.

ff1-chars
Con tal elenco de personajes, ¿a quien escogerías tú? Guy, alias la copia barata de Ryu de Street Fighter (sí, lleva camiseta interior bajo el kimono), Cody, al que pillaron estreñido cuando le hicieron la foto, y Haggar, que más que pectorales parece que tenga en el pecho la cabina del camión de Optimus Prime 

Haggar, que no es Hodor ni Jagger, ataviado con su bigote FreddieMercuriano y su aspecto de primo de Zangief o de Bud Spencer, se liaba a dar tozolones y mamporros a mansalva a la escoria que invadía las calles de su querida Metro City. Y así iba trascurriendo la partida, hasta que las cosas se ponían negras. Entonces, rodeado de parias, sacaba su rabia desde el tuétano y lanzaba su técnica especial: el molinillo revienta-todo (haced click AQUÍ para contemplar otro ejemplo visual). Brazos extendidos, dispuestos a 180º, puños cerrados, rotación corporal alrededor del eje longitudinal… Los resultados son instantáneos: lo manda todo a freir espárragos, pese a que ello le suponga perder un poco de su vida. El sacrificio merece la pena.

No os puedo ocultar que me encanta su filosofía. La he adoptado desde que estoy enfermo, aunque todavía no la he puesto en práctica. Es muy simple: cuando las cosas se ponen negras, ya sea porque me hacen esperar más de una hora en la cola de programación de visitas del ICO y la administrativa que me iba a atender recoge sus cosas y se marcha a casa en mi cara, o cuando me dicen que mi tiempo es oro y me hacen esperar 40 minutos en la sala de urgencias de Bellvitge (y yo tiritando con fiebre), o cuando sugieren pincharme en los brazos en lugar del port-a-cath, yo no digo nada. Simplemente aprieto los puños de las muletas, cierro los ojos, y digo en voz baja: ¡Haggar!

final_fight_1_move_haggar_06
Representación gráfica del molinillo revienta-todo: ¡Haggar!

Y me imagino allí mismo, girando como el demonio de Tasmania, soltando leches a cascoporro como un poseso. Mike Haggar tendría envidia de mí, pues aprovechando de la envergadura extra que me proporcionan las muletas, mi radio de alcance de tollinas se extiende hasta los buenos 1.5 m.

Otras situaciones fuera del hospital en las que me sucede lo mismo (os aviso de antemano para que me ahorréis el disgusto) son las siguientes:

  • Cuando ves a alguien fumando que tira la colilla o algún papel al suelo (me entran ganas de tocarle el hombro y decirle: “Disculpe, pero se le ha caído algo, señor/a”). ¡Haggar!
  • Cuando estás saliendo del ascensor o del vagón del metro/ferrocarril y la gente esperando se te abalanza encima como si no hubiera mañana. ¡Haggar!
  • Cuando te montas al autobús, que está reventado de gente, algunas de las personas sentadas te ven con las muletas y se ponen a mirar a otro lado. ¡Haggar doble!
  • Cuando tienes prisa, vas subiendo por las escaleras mecánicas y todo el mundo está apartado al lado derecho salvo un garrulo que pasa de todo y se coloca en el lado izquierdo, ocupando todo y sin apartarse cuando quieres pasar. ¡Haggar!
  • Cuando se te intenta colar alguien detrás tuyo en el metro (nunca lo han conseguido). ¡Haggar! O ushiro kekomi, pero ahora no puedo hacerlo 😦

No soy para nada violento, pero cada cual tiene sus técnicas de autocontrol. Yo, como soy así de friki, prefiero imaginarme los que me rodean volando por los aires que hacerlo en realidad. Lo mejor de todo es que Haggar me funciona. Incluso le he enseñado los videos a mi mujer, que no es tan friki, y lo entiende perfectamente. Es genial poder transmitir ese conocimiento :p ¡Todo el mundo debería hacer más Haggar!

P.D.: ¡no tiréis las colillas al suelo, pensad en el medio ambiente en cada acción que hacéis! Sino, ya sabéis, un día caerá un ¡Haggar! de verdad. Al fin y al cabo, quien avisa no es traidor.

Advertisements

3 thoughts on “Mike Haggar, el héroe olvidado

  1. HEY AQUÍ NADIE ES OLVIDADO !!!!! DÍA A DÍA SEGUIMOS TUS PASOS EN ESTE MAGNÍFICO BLOG !!!!!!! LUCHA CÓMO SOLO TÚ SABES !!!!!!
    SIEMPRE ATENTOS A LOS ACONTECIMIENTOS QUE AQUÍ NOS EXPLICAS Y NOS CUENTAS !!!! SIEMPRE HAY ALGUIEN QUE TE SIGUE AMIGO Y YO SOY UNO DE ELLOS !!!
    HAY HÉROES DE FICCIÓN PARA MUCHOS PERO TU ERES MI HÉROE REAL DE CARNE Y HUESO Y CUAL HÉROE SALDRÁS VICTORIOSO CONTRA EWING !!+!!!!!!!
    Vamooooooos ADELANTE !!!
    ENEEERGIAAAA POSITIVA
    SONRIIIIIISA A TOPE
    ### HAZ FELIZ
    ###SE FELIZ

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s